En torno al año, el bebé despierta aun más su curiosidad por todo lo que le rodea, queriendo descubrir todas las cualidades del entorno y de su propio cuerpo.

Es una etapa preciosa en la que el niño necesita unos espacios adaptados que le proporcionen mucha seguridad y muchas posibilidades de exploración, para desarrollar todos sus potenciales.

Debemos guiarles y ofrecerles actividades de estimulación, pues a esta edad se alcanzan algunos de los hitos evolutivos más importantes: dicen sus primeras palabras y comienzan a dar sus primeros pasitos.

Nuestra Propuesta Pedagógica incluye, entre otras actividades:

  • Psicomotricidad gruesa: afianzamos el gateo en cuadrupedia para conectar ambos hemisferios cerebrales y favorecemos que den sus primeros pasos.
  • Iniciación al Inglés, con más de una hora diaria de juegos, canciones, saludos, etc.
  • Juego heurístico: una propuesta con la que trabajamos la exploración de los objetos, conceptos de lógico-matemáticas como la clasificación de pares semejantes, etc.

En cuanto a la alimentación, sigue siendo muy importante ayudaros con la introducción de nuevos alimentos además de iniciar a los niños con el proceso de la masticación y enseñarles a utilizar la cuchara. Poco a poco, vamos creando hábitos de autonomía e higiene personal.