Así de colorida quedó nuestra última provocación para los peques de 1 año. Algunos recorrieron el laberinto, otros jugaron directamente con los botes y las pelotas, al final todos pasaron un buen rato descubriendo las posibilidades de los materiales y desarrollando su psicomotricidad.